La nena (espera)

De literatura y otras palabras

Mamá manda a la nena a la cama a eso de las diez. No hay discusión: es tarde, mañana colegio. La nena, como siempre, se queja. Quiere ver la televisión, quiere recibir la madrugada con los ojos bien abiertos. A esa hora incierta en la que papá regresa del restaurante. Y dar un brinco en el sofá, saltar encima de él, brazos alrededor del cuello, olor a sudor y a algo impreciso que la nena todavía no sabe identificar con el alcohol. Pero no hay discusión. Nada que hacer. A las diez y cuarto la nena se mete en la cama.

Desde la habitación, bajo las gruesas mantas y la colcha, la nena oye el sonido amortiguado de la televisión. La serie de los martes. Mamá ha debido de encender un cigarrillo: ese olor sí lo tiene identificado. Le gusta. De mayor fumará. La nena no tiene sueño. Durante un…

Ver la entrada original 510 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s